Seleccionar página

REPARACIÓN DE TRANSMISIONES

REPARACIÓN DE TRANSMISIONES

REPARACION DE TRANSMISIONES
Ya sea que se trate de una caja de transmisión manual o automática, en Rhinos todo nuestro personal está 100% capacitado para llevar a cabo el mantenimiento preventivo o correctivo de cualquier tipo de transmisiones

Una transmisión manual es un sistema relativamente simple comparada con su prima la transmisión automática. No obstante, ambas requieren mantenimiento y lubricación, para que los engranes sigan girando libremente y sin fricción.

I El funcionamiento de una transmisión Manual

Los engranes se fijan sobre ejes paralelos dentro de la cúpula de la transmisión. La potencia del motor se transmite a las ruedas, cuando dichos engranes se unen entre sí, provocando el movimiento de las flechas transversales y horizontales para mover las ruedas.

Cuando se está realizando un cambio de velocidad o el auto se encuentra en neutral, el clutch del auto interrumpe la transmisión de la potencia a la transmisión, por lo que no habrá fuerza sobre las ruedas.

I El mantenimiento de una transmisión Manual

Como todo elemento con engranes que interactúan entre sí, una transmisión manual de auto o de camión tiene un alto coeficiente de fricción, por lo que requiere que un antifriccionante, como lo es el líquido para transmisión manual, que actúa como agente de deslizamiento.

El líquido de transmisión es un elemento indispensable para evitar el daño irreversible a los componentes de la transmisión gracias al calor generado por la fricción. Este líquido permitirá el libre funcionamiento de las piezas y al final ahorrará combustible al generar menos esfuerzo para mover las ruedas.

El correcto uso del clutch es un elemento importante: debemos de disminuir el “frenado con motor” si no es necesario, y realizar la presión necesaria sobre los frenos para bajar la velocidad paulatinamente.

Las transmisiones normalmente vienen selladas, con un pequeño espacio para revisar el nivel de líquido de transmisión en el caso de las automáticas y muy poco espacio en el caso de las manuales. Es buena idea llevar el carro a que un mecánico haga una revisión completa del sistema.

Esto lo puedes hacer cada año o cada 25 mil kilómetros, lo que suceda primero. Te servirá ya que revisará todos los niveles, purgará el anticongelante, ajustará el clutch y hará un cambio de aceite con mayor certeza.

I Transmisión automática

Una transmisión automática es uno de los sistemas más complejos que puedes encontrar en un auto, con una gran cantidad de componentes, mucho líquido de transmisión y un sinnúmero de recovecos que la convierten en un elemento sumamente caro de reparar. Las transmisiones automáticas hacen mucho trabajo y no reciben mantenimiento a gran escala tan seguido como lo hace el motor de un auto.

I Mantenimiento preventivo de una transmisión automática

Es necesario revisar los niveles y el piso en donde estacionas tu auto, para verificar que no existan manchas de aceite que indiquen fugas.

Si escuchas un ruido extraño, como una fricción constante entre metales, es una señal inequívoca de que es necesario llevar a revisar la transmisión automática para evitar más daños.

No es recomendable abrir una transmisión automática si no eres un experto. Como ya mencionamos: son muy complejas y sin el conocimiento adecuado es probable que no puedas volver a armarla. Eso sería un grave problema para ti, para tu auto y para la persona que se encargue de armarla.

Las transmisiones automáticas requieren cuidado constante, aunque no un mantenimiento completo como el del motor. Préstale atención y no la recuerdes solo cuando presente problemas. Así darás larga vida a tu auto y evitarás costos innecesarios. Si das clic aquí, hallarás consejos para no desembolsar dinero que no tenías previsto.

Llámanos